Saltear al contenido principal
Familia Y Negocio

Familia y Negocio

-Muchas personas piensan que un proyecto de empresa puede tener mejores oportunidades si los socios son familiares o amigos, con la idea de que las afinidades naturales suavizarán las dificultades

Lo normal es buscar a una persona que pueda completar nuestro perfil, tenga una buena cartera de contactos, competencias y experiencias en aspectos en los que no destaquemos. Eso es muy bueno, pero no debe eclipsar dos aspectos fundamentales: que el socio comparta misma visión de la empresa y el mismo sistema de valores.

Es muy fácil dejarse llevar por la imagen inicial que proyecta una persona, por lo que una buena idea puede ser hacer una prueba. Los momentos iniciales de una creación de empresa están llenos de oportunidades de ver si realmente la asociación puede funcionar.

Pero que sucede cuando esa persona se empieza a transformar y a reaccionar de manera negativa sin esperar que sucede sin control, pero que pasa cuando eso te ocurre a ti. Una tranformación que saca de ti lo negativo.

Las sociedades familiarens pueden ser provechosas pero no necesariamente aseritivas. Suplantan elementos de gastos y confinaza basados en eso. Pero como esa persona se desmarque de los valores que definieron el negocio se transforma en un Munra o una persona de dos caras commo el Baron ashler de Manzinger Z

-En teoría es justo que dos personas que monten un proyecto juntas tengan la misma participación y el mismo poder de decisión. En la práctica, hace falta que haya una persona que pueda tener la última palabra, ya que en caso de desacuerdo, una situación de empate sería la peor de las soluciones para la empresa. Existen varias soluciones, como un reparto 51/49 o la participación de socios minoritarios. Pero cuantas más personas entren en el capital, más posibilidades de desacuerdos habrá.

Se recomienda que antes incluso de elaborar un protocolo empresarial se le pida a la gente un esfuerzo por conocerse a sí mismos y pensar a largo plazo. «Si eso va a ser o no estable, porque la empresa debe estar por encima de las personalidades, y esto tan sencillo muchas empresas familiares no lo entienden», dice. «La gestión depende en gran medida de la profesionalización de la empresa y de las normas que se haya dado a sí misma la familia para su administración»

-Historia de Adidas y Puma

Crearon la fábrica (Guebuda Dasler shufabrík)
Adolf (Adi) Artista introvertido
Rudolf experto en relaciones públicas

Por otro lado, Armin, hijo de Rudolf Dassler, se hizo un gran nombre cuando un muchacho brasileño conocido como Pelé usó uno de sus modelos en el Mundial de México 70.

El 6 de septiembre de 1976 falleció Rudolf Dassler. El odio entre las familias era tan grande que Adidas publicó una nota diciendo “Por razones de piedad humana, la familia Adolf Dassler no hará comentario alguno sobre la muerte de Rudolf Dassler”.

Cuatro años después, Adi falleció y su tumba fue colocada lo más lejos posible de la de su hermano. Para 1990, su compañía Adidas ya le pertenecía al empresario francés Bernard Tapie y dos años después se declaró en quiebra. Tiempo después, Puma fue comprado por PPR, una multinacional francesa. Ambas marcas serían relanzadas después para las nuevas generaciones y se convertirían en símbolo de deporte y fidelidad de marca.

Irónicamente, el único miembro de la familia Dassler que sigue involucrado con las marcas es Frank Dassler, nieto del fundador de Puma… y que hoy trabaja para Adidas.

-El poner todo el empeño en conseguir el éxito de cualquier proyecto no quita que es siempre muy recomendable tener previsto desde el principio como se sale. Es posible pactar acuerdos entre socios para simplificar las salidas. En España, por ejemplo, hay que ser conscientes de que en una Sociedad Limitada los socios tienen preferencia para comprar las participaciones de un socio saliente.

La empresa familiar es aquélla en la que una familia ostenta el control y la dirección de la estrategia general de la empresa, manteniendo viva la voluntad de continuidad generacional y desarrollo futuro

2º- Valorar unicamente las competencias y aportaciones del socio:

Lo normal es buscar a una persona que pueda completar nuestro perfil, tenga una buena cartera de contactos, competencias y experiencias en aspectos en los que no destaquemos. Eso es muy bueno, pero no debe eclipsar dos aspectos fundamentales: que el socio comparta misma visión de la empresa y el mismo sistema de valores. Es muy fácil dejarse llevar por la imagen inicial que proyecta una persona, por lo que una buena idea puede ser hacer una prueba. Los momentos iniciales de una creación de empresa están llenos de oportunidades de ver si realmente la asociación puede funcionar.

4º- Crear una empresa al 50/50 con dos cabezas:

5º- No pensar desde el principio en la posibilidad de salida:

Para Josep Tápies, profesor de Dirección Estratégica de la escuela de negocios IESE, «el conflicto es inherente al ser humano, y si son hermanos, más».

Se recomienda que antes incluso de elaborar un protocolo empresarial se le pida a la gente un esfuerzo por conocerse a sí mismos y pensar a largo plazo. «Si eso va a ser o no estable, porque la empresa debe estar por encima de las personalidades, y esto tan sencillo muchas empresas familiares no lo entienden», dice. «La gestión depende en gran medida de la profesionalización de la empresa y de las normas que se haya dado a sí misma la familia para su administración», añade Javier Quintana, director general del Instituto de la Empresa Familiar (IEF).

La EMPRESA FAMILIAR
La empresa familiar es aquélla en la que una familia ostenta el control y la dirección de la estrategia general de la empresa, manteniendo viva la voluntad de continuidad generacional y desarrollo futuro.
Las empresas familiares son el principal factor de creación de riqueza y el motor básico de la economía productiva regional. Representan un compromiso empresarial con su comunidad territorial a través de la continuidad, traducida en inversión y empleo estable así como en responsabilidad social.
Las empresas familiares tienen algunos desafíos para su continuidad:
• la sucesión
• la incorporación de directivos externos no familiares
• la profesionalización de la compañía
• la financiación externa
• el incremento de su dimensión
• la internacionalización
• el mantenimiento del control por parte de la familia

Sin embargo, cuentan con factores que benefician su desarrollo:
• su alto grado de compromiso local
• su capacidad de generar empleo estable
• agilidad u flexibilidad en la toma de decisiones
• su condición de emprendedores
• la alta calidad de sus productos y servicios
• su planificación a largo plazo
• su responsabilidad social

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba